miércoles, 30 de septiembre de 2009

Que no le digan, que no le cuenten, por que es mentira lo que no mira

Cuando nos digan: "Generamos X mil empleos" seamos un poco críticos y no aceptemos esa palabra como un hecho dado.
Para explicarlo una imagen:


De 2005 a la fecha, el desempleo en Nayarit ha ido en aumento. Un dato bien fundamentado y visualmente apreciable, con datos del INEGI.

martes, 29 de septiembre de 2009

Hace falta que nos pongamos en los zapatos de los demás

De algún modo el fin de semana visitamos el trompo mágico ya que a liss le hicieron llegar una invitación de la exposición/experiencia llamada diálogo en la oscuridad en el trompo mágico. Consiste en vivir la vida de una persona ciega en algunos escenarios simulando la vida real en un sitio confinado.
Yo en realidad no sabía que esperar, es más, pensé que nos pondrían un antifaz en el rostro para no ver la luz y simular la pérdida de visión pero no fué así. Más bien son escenarios completamente oscuros, 99.999% negros.
Antes de entrar tienes que dejar tus pertenencias de valor en paquetería, no se vale introducir teléfonos celulares, llaves, cámaras fotográficas ni de video. Suponemos que todo esto es con la finalidad de que salga algún tramposillo que ilumine el camino con alguno de estos aparatos ó se pierdan objetos en el trayecto.
En un previo a la entrada, una señorita da una explicación de lo que hay dentro, algunas reglas básicas de uso del bastón y otros pormenores. Y así entramos en fila las 9 personas del grupo. Liss, Gladys, Jalia, Joaquin, Sandra, yo y otras 3 personas que no conocíamos. La indicación fué de permanecer pegados al muro izquierdo y guiarnos mediante la pared para llegar a un pasillo en donde prácticamente ya no veíamos nada. Liss tuvo un breve lapso de pánico pues se sintió asfixiada, consecuencia de su claustrofobia y le comenté algo que tal vez le haya ayudado a seguir adelante. "¿Cómo sabes que estás en un espacio cerrado si no estás viendo nada?".
El guía le preguntó si podía seguir, la invitó a intentar el primer escenario y si no lo podía aguantar pues que se saliera ahí, pero si logró superar su ataque y terminó sin líos.
Al inicio si sentía en mis ojos algunos impulsos nerviosos visuales que me hacían tener la ilusión de destellos; poco a poco mis sentidos tuvieron que tomar su lugar, me aclimaté y confirmaron lo que mencionaron al entrar, hay que sustituir la visión con nuestros restantes 4 sentidos.
Oler escuchar, saborear y tocar, especialmente con el bastón para saber si podíamos avanzar sin tropezarnos ó si ya habíamos tocado un borde ó final de camino. El escenario que más me agradó fué el mercado, adivinar de que se trataba lo que ahí había. Piñatas, habas, frijoles, cebollas, granos, cacahuates, llevarlos a la nariz y olerlos, tocarlos, sentirlos detalle a detalle para saber de que se trataba. El bosque también tuvo lo suyo, el olor a pino, sentir la tierra ó textura de lo que pisabamos, escuchar las aves simuladas y que decir de los demás. Descubrí que joaquin tiene manos de señorita (abstenganse bromistas), lo reconocí por la ropa que llevaba puesta y claro está, por su voz.
No me van a dejar mentir, pero más de uno estará de acuerdo con que el escenario más frustrante ó feo fué el intento de cruzar una calle.
En la vida real todas estas simulaciones se han de quedar cortas en relación a los riesgos e incomodidades que una persona ciega tiene que sobrellevar. Al final del trayecto y como conclusión se menciona la falta de respeto de algunos ciudadanos de las rampas, pasos peatonales, y no se diga que en muchos casos ni siquiera se cuenta con la infraestructura para personas con cualquier tipo de discapacidad. Sólo haremos conciencia y tomaremos las medidas apropiadas cuando nos pongamos en los zapatos de una persona ciega ó una persona que tiene que desplazarse en silla de ruedas. Y es que ninguno de nosotros está excento de sufrir cegera ó discapacidad; ¿quién nos garantiza qué en nuestra vejez tendremos la vista que hoy disfrutamos? ó que nuestras rodillas y piernas seguirán funcionando cuál jóven de 15 años. Hay otros zapatos que también deberíamos intentar probar, ponerse en los zapatos de una mujer, de un ama de casa, de un indígena, de un niño, de un pobre.
Por ese motivo liss deja esas notas escritas a los autos estaciondos en rampas para silla de ruedas, que mencionan: "Ojalá tu ó un familiar nunca tengan la necesidad de utilizar silla de ruedas y tengan que toparse con alguien como usted".
Aunque a decir verdad a mi me gustaría simular ser persona ciega y darle un bastonazo al auto en cuestión para dejarlo abollado ó rayado ;).

lunes, 28 de septiembre de 2009

Sin camaradería

El miércoles liss fué a hacer unos mandados y yo me quedé en casa. Ese día le cambié al canal de costumbre para ver los mismos episodios de Drake y Josh, iCarly, click click (mentira, el control remoto no hace click). ¡Sopas! habían sustituído la programación habitual para transmitir el partido México contra Honduras, me frustré un momento pero después de no encontrar algo entretenido debido a que varios canales solo capturan ruido y los pocos que tenían buena recepción solo tenían futbol me resigné a ver los últimos 35 minutos de este deporte nacional.
0-0, patadas aquí, patadas allá, todo normal, hasta que me tocó ver algunas curiosidades las cuales describo a continuación:
  • En repetidas ocasiones los equipos se intentaban hacer faltas pero haciéndolas pasar como cosas no intencionales ó que pasaran desapercibidas a los ojos del árbitro
  • Un hondureño está en el piso por alguna razón y el balón en sus piernas ó pecho, 2 jugadores del equipo mexicano de pié e intentando patear el balón pero bajita la mano le estaban dando sus pataditas de bajo nivel al hondureño. De nueva cuenta acciones malas que parecen buenas
  • Algún jugador mexicano le llega con los tacos directo al pié de un hondureño en clara falta y con toda la intención
  • Antes de que el partido terminara un hondureño le da un patin a la pantorrilla de C. Blanco, en la repetición en camara lenta se observa cómo le patea la pantorrilla y la pantorrila de C. Blanco si alcanza a levantarse un poco por acción mecánica provocándole perder el equilibrio y hacerlo caer. Microsegundos después se observa en claro teatro como C. Blanco estira sus brazos, su expresión facial cambia a una de dolor y cae dramáticamente en clara actuación.
Antes que nada yo sólo sé que C. Blanco juega futbol, no sé en que equipos ha jugado ni nada pero por alguna razón me cae mal. Su semblante carece de carisma, es más, imprime una sensación de soberbia y ojetez. Y ahora que lo he visto jugar con más atención peor me cae. Ni lo conozco en persona pero con verlo desenvolverse me basta para hacer esas deducciones al aire. En verdad que me quedé pensando quién hace más teatro en sus deportes; si los luchadores en el cuadrilátero mexicano y la AAA ó C. Blanco; es mommento en el que sigo buscando una respuesta.
Lo que si me queda claro es que el futbol está lleno de mañosos y teatreros, un deporte que no tiene camaradería, en donde lo "deportivo" se reduce al mínimo, jugar con tranzas, hacer cosas malas que parecen buenas, simulación. Y todo esto como buen ejemplo para los millones de aficionados de este país que aspiran ser como ellos algún día.
Y los que aspiran a ser futbolistas y no lo lograron ó los que están bien inspirados por la "pasión" ¿Pondrán en práctica las mismas tácticas del balón pié?
No todos, pero existirá quienes si, y me atrevo a decir que son numerosos.
Camaradería, competencia deportiva es poco de lo que podría rescatarse del balón pié, y esta es una de varias razones por las que no me gusta. ¿Qué se puede esperar de un deporte en donde la maña determina una victoria? ¡Pamplinas! y peor aún ¿Esa es la selección mexicana? ¿La crema y nata de mañas y simulaciones?
Ignoro cuál es la razón que me llevó a no gustar de este deporte, desde pequeño hubo gente que me rodeaba que babeaba por ver un partidito; a mi, simplemente me aburría. Le di varias oportunidades, acompañando familiares, compañeros de prepa, en especial recuerdo un mundial en algún bar, tomar cerveza, intentar emocionarme, y el resultado fué el mismo. Nunca dejó de aburrirme y jamás ha logrado tocarme el corazón. Y no pueden decirme que no lo intenté y que no puedo opinar de algo que no he experimentado. Le di su oportunidad, no se dió, adiós!

domingo, 27 de septiembre de 2009

Lo encontré


Lan-Tepic-18
Originally uploaded by el haba

El haba publicó hace unos días un set de fotos en flickr de las últimas LAN parties que hacíamos en Tepic, chin, recordé un montón de datos inútiles de esa ocasión en aves del paraíso.

- Recién había terminado la carrera
- Podía comer muchísima más pizza, refresco, cerveza, chatarras
- El desvelo no me hacía cosquillas, amanecíamos jugando y los estragos en el resto de la semana no hacían merma en mi estado anímico
- Esa noche después de haber jugado por largo tiempo quake III y Counter Strike nos divertimos jugando Atari 2600 en stella
- Fué la LAN con menos problemas técnicos de los asistentes. Lo usual era pasar al menos tres o cuatro horas instalando parches, reparando problemas de drivers y mafufadas así antes de jugar en forma
- Fué la LAN con la mayor cantidad de asistentes, alrededor de 20 computadoras se juntaron
- Tal fué el consumo de energía eléctrica que las pastillas de luz se "botaron" en dos ocasiones
- Usamos unos cupones de 2x1 de benedetti's para comprar unas mega pizzas
- Los crimo's nos pateaban el trasero en counter strike pero perdían de modo inversamente proporcional en Quake 3

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Llamado a Hablar Mal de México

Hace unos días recibí esta opinión de Denise Dresser por correo, en un texto que me di a la libertad de resaltar en negritas en las partes que considero verdades desestimadas y que quise compartir pues me pareció interesante.

Y en los tiempos oscuros, ¿habrá canto?

Sí. Habrá el canto sobre los tiempos oscuros. Bertolt Brecht

 

Hace unos días, el presidente Felipe Calderón criticó a los críticos y convocó a hablar bien de México: "Hablar bien de México, de las ventajas que México tiene… es la manera de construir, precisamente, el futuro del país". Y de allí, siguiendo su propio exhorto, pasó a congratularse porque la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes aquí es más baja que en Colombia, Brasil, El Salvador o Nueva Orleáns. Las ventajas de México quedarán claras cuando decidamos hablar bien del país, concluyó.

Escribo ahora para pedirte –lector o lectora– que hagas exactamente lo contrario a lo que el Presidente exige. Escribo ahora para recordarte que el estoicismo, la resignación, la complicidad, el silencio, y la impasibilidad de tantos explican por qué un país tan majestuoso como México ha sido tan mal gobernado. Es la tarea del ciudadano, como lo apuntaba Günter Grass, vivir con la boca abierta. Hablar bien de los ríos claros y transparentes, pero hablar mal de los políticos opacos y tramposos; hablar bien de los árboles erguidos y frondosos pero hablar mal de las instituciones torcidas y corrompidas; hablar bien del país pero hablar mal de quienes se lo han embolsado.

El oficio de ser un buen ciudadano parte del compromiso de llamar a las cosas por su nombre. De descubrir la verdad aunque haya tantos empeñados en esconderla. De decirle a los corruptos que lo han sido; de decirle a los abusivos que deberían dejar de serlo; de decirle a quienes han expoliado al país que no tienen derecho a seguir haciéndolo; de mirar a México con la honestidad que necesita; de mostrar que somos mejores que nuestra clase política y no tenemos el gobierno que merecemos. De vivir anclado en la indignación permanente: criticando, proponiendo, sacudiendo. De alzar la vara de medición. De convertirte en autor de un lenguaje que intenta decirle la verdad al poder. Porque hay pocas cosas peores –como lo advertía Martin Luther King– que el apabullante silencio de la gente buena. Ser ciudadano requiere entender que la obligación intelectual mayor es rendirle tributo a tu país a través de la crítica.

Ahora bien, ser un buen ciudadano en México no es una tarea fácil. Implica tolerar los vituperios de quienes te exigen que te pases el alto, cuando insistes en pararte allí. Implica resistir las burlas de quienes te rodean cuando admites que pagas impuestos, porque lo consideras una obligación moral. Lleva con frecuencia a la sensación de desesperación ante el poder omnipresente de los medios, la gerontocracia sindical, los empresarios resistentes al cambio, los empeñados en proteger sus privilegios.

Aun así me parece que hay un gran valor en el espíritu de oposición permanente y constructiva versus el acomodamiento fácil. Hay algo intelectual y moralmente poderoso en disentir del statu quo y encabezar la lucha por la representación de quienes no tienen voz en su propio país. Como apunta el escritor J.M. Coetzee, cuando algunos hombres sufren injustamente, es el destino de quienes son testigos de su sufrimiento padecer la humillación de presenciarlo. Por ello se vuelve imperativo criticar la corrupción, defender a los débiles, retar a la autoridad imperfecta u opresiva. Por ello se vuelve fundamental seguir denunciando las casas de Arturo Montiel y los pasaportes falsos de Raúl Salinas de Gortari y las mentiras de Mario Marín y los abusos de Carlos Romero Deschamps y el escandaloso Partido Verde y los niños muertos de la guardería ABC y los cinco millones de pobres más.

No se trata de desempeñar el papel de quejumbroso y plañidero o erigirse en la Casandra que nadie quiere oír. No se trata de llevar a cabo una crítica rutinaria, monocromática, predecible. Más bien un buen ciudadano busca mantener vivas las aspiraciones eternas de verdad y justicia en un sistema político que se burla de ellas. Sabe que el suyo debe ser un papel puntiagudo, punzante, cuestionador. Sabe que le corresponde hacer las preguntas difíciles, confrontar la ortodoxia, enfrentar el dogma. Sabe que debe asumirse como alguien cuya razón de ser es representar a las personas y a las causas que muchos preferirían ignorar. Sabe que todos los seres humanos tienen derecho a aspirar a ciertos estándares decentes de comportamiento de parte del gobierno. Y sabe que la violación de esos estándares debe ser detectada y denunciada: hablando, escribiendo, participando, diagnosticando un problema o fundando una ONG para lidiar con él.

Ser un buen ciudadano en México es una vocación que requiere compromiso y osadía. Es tener el valor de creer en algo profundamente y estar dispuesto a convencer a los demás sobre ello. Es retar de manera continua las medias verdades, la mediocridad, la corrección política, la mendacidad. Es resistir la cooptación. Es vivir produciendo pequeños shocks y terremotos y sacudidas. Vivir generando incomodidad. Vivir en alerta constante. Vivir sin bajar la guardia. Vivir alterando, milímetro tras milímetro, la percepción de la realidad para así cambiarla. Vivir, como lo sugería George Orwell, diciéndoles a los demás lo que no quieren oír.

Quienes hacen suyo el oficio de disentir no están en busca del avance material, del avance personal o de una relación cercana con un diputado o un delegado o un presidente municipal o un Secretario de Estado o un Presidente. Viven en ese lugar habitado por quienes entienden que ningún poder es demasiado grande para ser criticado. El oficio de ser incómodo no trae consigo privilegios ni reconocimiento, ni premios, ni honores. Uno se vuelve la persona que nadie sabe en realidad si debe ser invitada, o el colaborador de una revista a la cual le recortan la publicidad.

Pero el ciudadano crítico debe poseer una gran capacidad para resistir las imágenes convencionales, las narrativas oficiales, las justificaciones circuladas por televisoras poderosas o Presidentes porristas. La tarea que le toca –te toca– precisamente es la de desenmascarar versiones alternativas y desenterrar lo olvidado. No es una tarea fácil porque implica estar parado siempre del lado de los que no tienen quién los represente, escribe Edward Said. Y no por idealismo romántico, sino por el compromiso con formar parte del equipo de rescate de un país secuestrado por gobernadores venales y líderes sindicales corruptos y monopolistas rapaces. Aunque la voz del crítico es solitaria, adquiere resonancia en la medida en la que es capaz de articular la realidad de un movimiento o las aspiraciones de un grupo. Es una voz que nos recuerda aquello que está escrito en la tumba de Sigmund Freud en Viena: "la voz de la razón es pequeña pero muy persistente".

Vivir así tiene una extraordinaria ventaja: la libertad. El enorme placer de pensar por uno mismo. Eso que te lleva a ver las cosas no simplemente como son, sino por qué llegaron a ser de esa manera. Cuando asumes el pensamiento crítico, no percibes a la realidad como un hecho dado, inamovible, incambiable, sino como una situación contingente, resultado de decisiones humanas. La crisis del país se convierte en algo que es posible revertir, que es posible alterar mediante la acción decidida y el debate público intenso. La crítica se convierte en una forma de abastecer la esperanza en el país posible. Hablar mal de México se vuelve una forma de aspirar al país mejor.

Esta es una posición vital extraordinariamente útil, pero heterodoxa, en un lugar que cambia, pero muy lentamente debido a la complicidad de sus habitantes y sus gobernantes. Porque hay tantos que parten de la premisa: "así es México". Tantos que parten de la inevitabilidad. Tantos que parten de la conformidad. Ya lo decía Octavio Paz: "Y si no somos todos estoicos e impasibles –como Juárez y Cuauhtémoc– al menos procuramos ser resignados, pacientes y sufridos. La resignación es una de nuestras virtudes populares. Más que el brillo de nuestras victorias nos conmueve nuestra entereza ante la adversidad". Allí está nuestro conformismo con la corrupción cuando es compartida. Nuestra propensión a compararnos hacia abajo y congratularnos –como lo hace Felipe Calderón– porque por lo menos México no es tan violento como la ciudad de Nueva Orleáns.

Ante esa propensión al conformismo te invito a hablar mal de México. A formar parte de los ciudadanos que se rehúsan a aceptar la lógica compartida del "por lo menos". A los que ejercen a cabalidad el oficio de la ciudadanía crítica. A los que alzan un espejo para que un país pueda verse a sí mismo tal y como es. A los que dicen "no". A los que resisten el uso arbitrario de la autoridad. A los que asumen el reto de la inteligencia libre. A los que piensan diferente. A los que declaran que el emperador está desnudo. A los que se involucran en causas y en temas y en movimientos más grandes que sí mismos. A los que en tiempos de grandes disyuntivas éticas no permanecen neutrales. A los que se niegan a ser espectadores de la injusticia o la estupidez. A los que critican a México porque están cansados de aquello que Carlos Pellicer llamó "el esplendor ausente". A los que cantan en la oscuridad porque es la única forma de iluminarla.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Breve visita al 2o congreso nacional de ciclismo urbano

Bici máquinas Deliberando por qué ciclovía votar Mesa redonda / Proyectos de vía ciclista
Fué mucho emotivo ir al segundo congreso nacional de ciclismo urbano y sobre todo ver que los estudios que se están llevando a cabo para entregarse a las autoridades están basados en necesidades reales. Aunque a decir verdad me hubiera agradado ver a todos aquellos ciclistas panaderos, albañiles, los que a diario desde hace muchos años están en constante uso de la bici como su único medio de transporte.
De paso dimos nuestro voto para el plan peatonal ciclista. Y tan tan.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Nuestra doctrina: la religión y otros ingredientes

Ahí está el resultado de tener fanáticos religiosos que hacen todo en nombre de dios. Asesinar, secuestrar aviones, modificar la ley, aumentar impuestos
La doctrina viene desde hace años, y desde muy arriba; ejemplos sobran: "los jóvenes se refugian en las drogas porque no creen en Dios"; brillante frase de nuestro presidente.

Y de este trillado tema, me comentaba una colega del trabajo que si yo le iba a inculcar alguna religión a mis hijos, le dije que no, que cuando él tuviera edad decidiera lo que sea apropiado para el. Y ya sabrán, las preguntas de por qué no le doy una guía religiosa, y un largo blah blah blah. Así de adoctrinada está nuestra sociedad.
Por otro lado, están los que siguen inculcándoles la religión a sus hijos por ser la tradición familiar, aunque los padres directos no sean creyentes. Insisto, la doctrina.
A eso súmenle la corrupción por la cual iba cargando con un arma que no debería de cargar.

Mis grandes respetos a los dos héroes que enfrentaron a este pusilánime de metro balderas, en donde desgraciadamente perdieron la vida.



También que no les sorprenda saber que estos desquisiados asesinos también existían en los 80s en Estados Unidos en el metro de Nueva York. ese dato adquirido vía mauropm

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Denunciando al infractor

Cuando veo un automóvil obstruyendo una rampa para silla de ruedas me siento irritado en demasía, de igual modo cuando veo una persona conducir y hablar por celular al mismo tiempo ¿Qué no son muy "nais" para comprarse un manos libres "blutut"?. No se diga los que se pasan los semáforos en rojo y cómo olvidar aquellos que toman las calles en sentido contrario.
¡Brillan de ineptos!
Cómo me gustaría poder tener la capacidad legal para ponerles una infracción, en estas concurridas ciudades hay cientos ó miles de ciudadanos que aún conservan la cordura y estarían dispuestos a hacer lo mismo. En una conversación que tuimos hace unos quince días con Gabo nos platicaba de esa idea, tener un folio y poderles dejar a aquellos infractores su multa sin necesariamente ser un agente de tránsito, sino como ciudadano común facultado para esa función. Sé que es legalmente difícil en la actualidad algo así, pero que tal estaría un programa llamado "denuncia al infractor" en donde con el simple hecho de llevar una evidencia como fotografía se pudieran asignar las multas correspondientes. Digo, teléfonos celulares pululan por doquier y técnicamente lo veo factible; así podríamos tener millones de ojos y oídos en todo lugar.

martes, 15 de septiembre de 2009

Del campo a la mesa

Pues ni tanto pero de que tenemos frutas frescas y baratas al alcance es un hecho en México. Fruta de temporada es lo más barato que se puede encontrar, mangos petacones, mangos manila, naranjas, sandías, papayas, aguacates, plátanos, melón, manzana. Tan barato y tan rico y a veces ni nos acordamos de estos sanos alimentos.
Pero pregunten a algún europeo cuánto pagan por una de éstas frutas y qué frescura tienen. Ellos pagan muchos euros por productos congelados; un lujo casi casi.
Así que vayan la próxima vez y compren un mango y cómanlo con la mano, embárrense hasta que les coteen los codos de jugo, total, luego se enjuagan bien.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Mi primer día de secundaria

El primer día en la secundaria fue algo así como un gran paso en el disque proceso de maduración que uno tiene de niño para pasar a ser adolescente, tomar una actitud, "muy acá" de que ya no nos gustaban los carritos y le poníamos más atención a las niñas. En esos días tenían poco de haberse estrenado los nuevos pesos N$, las monedas tenían ese brillo de nuevo, y eran diferentes a las de $1000 con Sor Juana Inés, pequeñas con un aro plateado y el centro dorado. N$1.
A mi la primera vez como que me dio un poco de pena ir a la tiendita, pensaba que los "chavos" de  secundaria no comían su "lonche" (lonche en Tepic es el conjunto de torta, fruta y agua y alguna golosina, la lonchera pues).
Pero me di cuenta que ir a la tiendita era cualquier otra cosa normal, igual que en la primaria que hacía un par de meses había finalizado.
El caso es que de las cosas que más me quedaron grabadas fue un inusual colectivo de desmadre que se llevó a cabo en nuestro salón de clases. Ya por la mañana me percaté de que las ventanas del salón recién habían sido acondicionadas y tenían el mastique fresco. Como todo curioso le enterré la uña al mastique por puro ocio, después le arranqué un pedacito, hice una bolita, la aventé, me la regresaron, la volví a aventar, tomé mas mastique, dos bolitas en el aire, le pegó la bolita a alguien más, y nos pusimos en paz por que el director Carlos llegó al salón. Pero la chispa ahí quedó, y el combustible del caos (alrededor de 30 alumnos) quedó listo para la ignición.
Dureante el primer o segundo receso hice otro descubrimiento, en una puerta situada en una esquina del salón había un pequeño cuarto que estaba utilizado a manera de almacén, lleno de tiliches, aquí encontré mesabancos rotos, paletas sueltas y el tesoro final: una gran bola de plastilina de muchos colores, tal vez de unos 3kilos de peso; ¡materia de guerra!.
La guerra fue básicamente de dos bandos y se conformó sin ninguna planeación previa, la izquierda del salón contra la derecha del salón.
En un momento que nos dejaron solos, se repitió el escenario; una bolita de mastique, otra de regreso, tomé plastilina de la bola, y aventé plastilina, otro más tomó mastique y comenzó el contraataque, alguien más nos vió tomar el mastique y el resto fué una reacción en cadena, a darle baje al mastique para atacar, comenzó una lluvia de papel, mastique, plastilina, gritos, sólo recuerdo que se veía un enjambre de objetos volando por los aires sin parar, tanto hombres como mujeres le entraban al parejo, pero llos que yo recuerdo eran el Marín, Edgar, Julia, Gera, Sandoval, Mónica, Saldivar. Hasta que en un súbito "ahí viene Carlos!!!" se detuvo todo. De 100 a 0; todos los objetos regados en el piso y sin modo de ocultar la evidencia, pues en el suelo nos delatba que algo extraño había sucedido. Carlos entró y solo nos dijo a todos que juntáramos el cochinero, no nos regañaron ni penalizaron. ¿Habrá sido un experimento social? y ¿Con eso hicieron fichaje?. El caso es que fué una de las cosas más divertidas que me sucedieron en esa época; debe haber más de alguno que lo recuerde. Y es que ¿Cómo olvidarlo?

viernes, 11 de septiembre de 2009

Posts en papel

Así es, en esta nueva modalidad que he adoptado escribo los posts en papel y luego los transcribiré al formato digital. A pesar de que este es el segundo día que lo hago me ha permitido darme cuenta de muchos detalles agradables que se dan al tomar una pluma o lápiz y escribir directamente al papel. La primer incomodidad que tuve fue un extraño dolor de mano y dedos a los pocos renglones escritos, consecuencia de la falta de uso caligráfico, ahora el teclado se encarga y sustituye en la mayoría de los casos a esa tarea pero en una computadora se pueden hacer correcciones de manera inmediata y presionando un simple botón: backspace; no hay límite en equivocaciones, se pueden cometer 10 errores y en un santiamén corregirlos , cosa que no puede hacerse en papel tan rápidamente; hay que tachar o hacer anotaciones en el cambio, aunque también funciona pensar 2 o 3 veces lo que se desea plasmar. Volviendo al dolor de mano; ese desaparecerá conforme reactive esos músculos en unos días.
Cabe mencionar que en la libreta puedo plasmar todo tipo de cosas en cualquier momento, bueno, casi en cualquier momento, no necesito energía eléctrica. Solo algo de iluminación y un lugar donde apoyarme. Además tendré algo tangible en mis manos que guardaré y podré heredar a mis nietos o hijos. ¿Qué tal si un día mis textos cobran valor y la libretita se puede subastar en algunos morlacos? Eso no podría hacerse con un sitio web. Esto me hace recordar una idea que tuve hace algún tiempo. Siempre tengo ideas que no llevo a la práctica, debo cambiar eso o dedicarme a venderlas. El chiste es así; un servicio que tome todas y cada una de las entradas de tu blog, las imprima y te las envíe a tu domicilio en algún formato de tu preferencia: Tomos, 1 solo libro. Muy parecido a lo que hace MOO en flickr. Pero basta de mis ideas, ¿en que iba? Ah, lo del papel y la pluma.
Pues ya que vaya y transcriba todo me encontraré con que a lo mejor puedo modificar el texto original, recordar cosas que hacían falta, omitir fragmentos.
Que hay de describir sucesos en el momento, se me ocurre mi vieja recámara, describir las texturas, detalles finos, objetos, posición, iluminación, cómo se siente, temperatura, aromas. Aparte de una fotografía, esto haría mas descriptivo el momento.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Noto cierto elitismo

Recuerdo que en los primeros días o semanas de ciclista de ciudad me entró esa emotividad y entusiasmo similar a la de un niño cuando tiene un juguete nuevo. Intenté buscar en Internet más sobre grupos ciclistas de Guadalajara o algo de información extra, algún foro conjunto relacionado. De lo que encontré concluí que hay diversos grupos ciclistas, algunos de montaña, otros enfocados a ciclismo de ruta, urbanos, recreación. Parece que todos los integrantes de los diversos grupos se conocen entre sí, así que intenté ponerme en contacto con algunos de ellos para sugerirles abrir una lista de correo enfocada al ciclismo urbano. Para tratar temas como consejos, tips, notificaciones y compartir experiencias básicamente; me dió tristeza recibir una respuesta un tanto estéril. Era algo así como: "Ya estamos trabajando en un foro, pronto estará disponible". Eso fué hace más de 8 meses y a la fecha el mentado foro sigue sin existir.
Por mi cuenta abrí una lista de correo de google ó grupo de google, invité a algunos conocidos pero sólo llegó hasta ahí mi emotividad. Ni modo, pedalearé por mi cuenta y al igual que en otros tópicos, si a alguien le interesa escuchar mis experiencias se las puedo platicar, si deseo escuchar a alguien lo pediré; punto.
Después de esto y platicando con h1pp1e y paganux intercambié algunas ideas que me hicieron pensar que a lo mejor (no estoy totalmente seguro) algunos de estos líderes de grupos son del estilo "niño greenpeace", chavos bien acomodados que se preocupan por el ambiente y todo eso pero que en algunas de sus acciones hacen dudar de sus intenciones. No me molesta; simplemente ignoro eso y continúo por mi lado y con mi microscopico grano de arena.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Tortas estilo titos

Ayer le llamé por teléfono a mi abuela, la saludé , hablamos de cosas un poco triviales y de paso le pregunté sobre la receta de esas tortas que ocasionalmente preparaban allá en Holbein. Hasta eso no me equivoqué tanto en la preparación, aunque debo decir que como las recetas que se pasan de una persona a otra sufren ligeras modificaciones o adiciones, es precisamente lo que a mi me sucedió, la modifiqué pues no la recordaba al 100%.
Mi receta de tortas estilo abuelos es el resultado de un bolillo y los siguientes ingredientes: mayonesa, mostaza, catsup, cebolla, aguacate, lechuga, aceite de oliva, orégano, frijoles, chile chipotle ó jalapeños en escabeche, jamón, queso de puerco y salami.
El chiste de todo esto es no omitir el aceite de oliva y el orégano. Ponerlo a dorar un poco en una plancha y ¡A comer se ha dicho!

martes, 8 de septiembre de 2009

Anticiparse ante todo

¿De quién es la culpa cuando un ciclista cambia de carril inesperadamente en una avenida muy transitada y por mala por mala suerte éste resulta atropellado o accidentado por un automóvil?
Este ha sido un tema de debate entre liss y yo y otros conocidos; y defiendo la postura de que un ciclista es a fin de cuentas el vehículo que lucha en un ambiente adverso ya que si contara con lugares apropiados por donde circular no habría ni siquiera la necesidad de enfrentarse a una situación que podría ponerlo al borde de la muerte. También debo reconocer que la imprudencia lleva al desastre en cualquier modo de transporte, ya sea a bordo de un auto, una bici o por el simple hecho de ser un peatón y caminar.
No podemos dar por sentado que las cosas van a suceder como pensamos. El clásico ejemplo es el de un semáforo en rojo, si damos por hecho que nuestro semáforo en verde nos da el 100% de certidumbre para cruzar sin riesgos es probable que tarde o temprano tengamos un altercado. La precaución extra nunca está de sobra y nos puede salvar el pellejo en muchas ocasiones. Un peatón imprudente es seguro que resultará herido alguna vez, igual que un automovilista imprudente, un motociclista imprudente o un ciclista imprudente; pero si al menos cada uno de ellos tiene sus vías adecuadas, se reducirían los riesgos que cada uno toma y da a los demás, ¿no?.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Gran formato

¿Le gusta ir a usted ir al cine? ¿Ver las películas de gran formato? Hay unos a los que les agrada ir al cine a socializar (especialmente los miércoles y en Tepic), hay otros que disfrutan la compañía de los pubertines ruidosos desenfrenados, unos dirán que las palomitas y refrescos, mientras que otro grupo se inclinará por el audio ó la imagen grande que tiene la pantalla y por que no, se vale también el gusto por el cine en cualquiera de sus combinaciones anteriores. En particular a mi me agrada el cine a 24 cuadros por segundo por el sonido y la enorme imagen que se proyecta más que cualquier otra cosa; en otras palabras le doy más peso a eso que a todo lo demás. Y en este punto en particular me gustaría hacer mención, ¿Cuál sería el caso de sentarse en las filas de hasta atrás si la relación de aspecto de la pantalla bien podría igualar a la de un televisor de 14" sentado a unos cuantos metros de distancia? Tal vez no sea muy explícita mi explicación, intentaré hacerlo con un dibujo.



nótese que soy malo en el dibujo, es obvio.

En conclusión prefiero sentarme en las primeras filas del cine para ver y sentir lo que se supone se busca en el cine: una gran pantalla y una gran imagen. Pero no muy adelante, solo entre la tercera y sexta fil por que si se resiente un poquito el cuello en las primeras dos y no es cómodo del todo.

Correct fail2ban filter for sshd on Amazon Linux

Fail2ban does not catch the regular expression for Invalid or Illegal ssh logins on Amazon Linux. So far the fix goes like this: Not match...