martes, 2 de agosto de 2005

Una aventura para contarle a los hijos

Puf. Nunca había un fin de semana tan pesado como este que acaba de pasar. Me mantuve fuera de contacto de cualquier dispositivo de cómputo por mas de 48 horas, lo cual es bastante y sucedieron muchas cosas. Empezando por lo primero, estuve de vacaciones a partir del martes 26 de Julio y hoy Lunes 1 de agosto fué el último día de descanso. ¿Pero cual descanso?. El día sábado fué la fecha para el Metal Fest XII y como es normal, los preparativos lleva consigo una buena carga de tiempo y esfuerzo. Durante la mañana del sábado me encargué de acompañar a lissete a que rearmara el circuito del juego de luces para la tocada; una serie de problemas se presentaron ese día y casi casi esuvimos a punto de pensar que las luces no funcionarían para ese día. Pero antes de las 14 horas de ese día sábado y gracias a "chicote" se pudieron arreglar las cosas. Inmediatamente después de eso nos lanzamos a comprar unos MOC para el circuito, papel celofán para las luces, un foco, violeta de genciana, cambiar 500 pesos en monedas y ya, alcancé a pepe en el casino. Llegué al casino, y los cuates de Extinción Cerebral ya habían llegado y andaba todo funcionando conforme lo planeado, solo que el equipo de sonido todavía no estaba instalado y estaba algo retrasado en tiempo. Bueno, me fuí, acompañé a los cuates de Extinción a radio aztlán para que les hicieran una entrevista y de paso pues estuvimos cotorreando un buen rato. Al parecer estuvieron muy agradecidos en el detalle de la entrevista y todo. Nos regresamos a las 18 horas y pasadas. Llegamos al edén y el sonido aún no conectaba ni mucho menos estaba listo siendo que tenían que haber estado listos a las 17:30 horas. Aquí es donde empezaron las fallas interminables. La gente ya estaba llegando y había personas esperando a entrar y que las bandas empezaran a tocar, pero nada de esto sucedió sino hasta las 8 de la noche, que fué cuando muy a la de a huevo tuvimos que treparnos al escenario a tocar para hacer presión con la gente de sonido y que sobre la marcha ecualizaran y arreglaran los problemas.

Y como es de esperarse, el sonido estuvo de la jodidísima, la voz en ratos no se escuchaba, a veces una de las guitarras no funcionaba, y en general el sonido era pésimo puesto que una parte de los dos proyectos por lado no funcionaba por fallas técnicas y cables que no servían o no se que. Así en la tocada las cosas estuvieron, fallas de audio principalmente puesto que todo lo demás estuvo como generalmente está. Así terminó la tocada; que por cierto terminó mas tarde de lo prometido (23 horas), y a empezar a cargar las cosas para regresarlas a su lugar, llevar a la banda a que cenaran y cotorrearan un rato. Para esto nosotros no teníamos pensado pagarles la segunda parte de lo acordado con el sonido a las personas responsables. NO era justo pagar la mitad restante por un servicio de última clase así que al terminar la tocada Ulises y Lissete se lanzaron para aclarar ese asunto y exigir el no pago restante. Yo no los acompañé en el mommento pero después de terminar de sacar las cosas del local los alcancé allá y vaya sorpresa que ya tenían rato alegando el asunto del sonido. Para resumir las cosas, las personas del sonido OASIS intentaron defenderse poniendo de manifiesto que nosotros habíamos tenido mucho la culpa de que el sonido no funcionara como se esperara. Sus argumentos: que habíamos desconectado el sonido y que el ingeniero de sonido se puso a mover y no sabía lo que hacía, así como que habían terminado mas tarde de lo planeado. Nuestro argumento: la mitad del sonido no funcionó en toda la tocada aparte de que llegaron 3 horas mas tarde de lo acordado. Esta ha sido la discusión mas estúpida en donde estas personas que tuvieron un servicio de pésima calidad se defendieran con argumentos poco sólidos. Para terminar las cosas pagamos 700 pesos y ahí finalizó la discusión.

De ahí me lanzé a casa de Shay a que les abrieramos la casa, y pues ya nos metimos a cotorrear un ratón, y después de todo esto, aproximadamente a las 5 de la mañana me dirigí a la casa a descansar un poco antes de partir a Vallarta para la tocada del domingo.

Y al llegar a casa! OH SORPRESA!!. Escuché un sonido de agua cayendo, a tientas prendí la luz de la sala, y seguí el sonido, el cual me llevó hacia la cocina, y lo que mas me temía había sucedido: El tapón de jabón que tenía una de las llaves del lavaplatos se había destapado, dejando salir no sé que cantidad de agua durante mucho tiempo lo cual había inundado toda la cocina, y gran parte de la sala de la casa. ¿Por qué de los 365 días del año, de las 24 horas al día, de los 7 días de la semana tenía que haber sucedido esto precisamente a unas horas antes de salir a Vallarta?. Me puse a sacar el agua lo mas que pude, moví y saqué los triques mojados, jabones, platos, los cables en la sala de la computadora estaban mojados, etc. Era un completo desastre. Ya eran aproximadamente las 6 de la mañana y nuestro camión partía a las 10:15 horas. Así que saqué cálculos y si me quedaba a arreglar el desastre de casa inundada, terminaría durmiendo nada, aparte de que estaba cansado de cargar cosas, de andar de arriba para abajo, mi espalda baja me dolía de a madres y ya no aguantaba mas haciendo talacha a las 6 de la mañana.

Pus total, me desperté a las 8 y cacho y le llamé a pepe de que nuestro camión iba a salir a las 10:15 horas, que le avisara a Mequetrefe y a Shay. Total que fuí con Liss a comprar su boleto a la central, después llegamos a casa de Shay y pues estaba bien muerto-crudo-molido-moribundo-pedo. Ya lo desperté urgentemente pues en 10 minutos salía el camión. Agarró sus mugres y ya que estabamos todos listos les dije que en realidad el camión salía a las 12:15 horas, Así que teníamos tiempo de ir a desayunar y arreglar nuestras cosas tranquilamente.

Nos lanzamos a las tortas ahogadas al parián y después a la central. Aquí comienza la segunda parte triste de la historia. Ya era día domingo e íbamos viajando en el camión este TAP que estaba dado al traste; salían cucarachas del baño, el aire acondicionado a duras penas funcionaba por lo que hacía un calor tremendo ahí dentro, además de que nos llegaba un tufo espantoso del baño el cual estaba detrás de nosotros, el piso del camión parecía que tenía un fogón por debajo así que, ya imaginarán que placentero viaje teníamos. Traté de dormirme en cual cómodo camión y solo logré dormitar a medias 1 hora y 15 minutos, Después de este lapso de tiempo me desperté y al no tener nada que hacer, me puse a matar a las cucarachas que salían del baño con mi bota, pues me las quité por que parecía que tenía fuego en los pies del calorón que hacía ahí adentro.

Después de mas de tres horas de estar ahi, llegamos a puerto vallarta. El clima? era muy similar al de adentro del camión. Bueno pues la chava que nos acompañó de Tepic a Vallarta nos guió hacia el lugar de la tocada, abordamos un camión de transporte público urbano y llegamos al lugar después de un lapso de unos 35 minutos. Para esa hora del día, aproximadamente las 16 horas, hacía un calor bien pero bien gacho en Vallarta, la humedad era lo que mas la aplicaba, se sudaba a chorros, chorros salían de la frente, del pecho, de la "bisagra", de la "ranura" de todos lados!. Asi que esperamos por ahí en una sombrita afuera del local del evento por un buen ratote. Adentro del local ni que decir, calculo yo que la temperatura era de unos 45 a 50 grados centígrados; Aunado a los sudores de los asistenes y humo de cigarro.

Ya eran como las 18 horas y el hambre empezó a hacerse sentir en mi estómago. Le dije al pepe y a los demás que si nos lanzábamos a buscar algo por ahí para comer por que la neta los organizadores no se les veía la intención de darnos algo para comer. Fuimos ahí cerca a unos pollos que encontramos, o mas bien fué lo mas lejos que queríamos caminar y buscamos donde quedarnos a comer. Al no encontrar donde comer, buscamos una banqueta por ahí cerca de los pollos y nos disponíamos a entrarle a ese tan grandioso manjar de dioses cuando una persona que apareció nos dijo que si no queríamos pasar a comer ahí al localito donde trabajaba. Según vi era un trabajador de dirección de tránsito de vallarta, pues era una como oficinita donde tenían guardados unos piquitos de esos que ponen de color naranja en las calles y/o carreteras. Muy amable el señor nos dijo que nos sentáramos ahí en algun escritorio, platicamos con el, nos contó que el era de Nayarit pero que ya tenía 20 años viviendo en puerto Vallarta y que se pensaba jubilar y regresar a Nayarit. Le pregunté que si el calor que estaba haciendo era normal, a lo que me respondió que no, que los últimos 3 días no había llovido nada y que el calor estaba mas fuerte de lo común. Terminamos con el pollo entre todos los que íbamos y le dimos las gracias a este señor que nos trató mucho mejor que los organizadores de la tocada a la que nos invitaron.

Eran las 19, 20, 21 horas! Eran las 21 horas y aún había sol en Vallarta!!!. Jajaj que ondas son esas, me di cuenta por que Shay me lo comentó, y en efecto el cielo aún estaba claro, a eso de las 22 horas aún había algo claro en el cielo, y ya para las 23 horas aproximadamente fué el turno de nosotros de tocar. Agarré mi guitarra mi procesador y me metí al mismito infierno (por el calorón que hacía). Conecté mis chivas, El local era como un almacen de productos de agua purificada, medio acomodé el combo donde iba a tocar, Shay se conectó a su combo, Mequetrefe también y el pepe se medio acomodó en la batería que tenían ahí, que por cierto estaba pu*eadísima!. Sobres! empezamos a tocar, y empecé a sudar de a madres!! jamás había sudado tanto en mi vida. Sentía que los chorros de sudor me salían hasta con fuerza por los poros, sentía casi que salían chisguetes de sudor saliendome de la piel. Keila y Liss me dijeron que incluso el sudor me chorreaba por los codos de lo duro que estaba el calor ahí adentro. Entre canción y canción me hechaba un trago de agua que compré precisamente para no morir casi deshidratado ahí en el lugar. Nos aventamos nuestras rolitas, con muchas ganas, ignorando todo tipo de inclemencias del ambiente y terminamos todo el rollo. Puedo decir sin mentir que mínimo en los 30 ó 40 minutos que estuve tocando, sudé 1 litro mínimo de sudor. Al terminar pedí una cerveza en la hielera que tenían ahí y me ofrecieron un taco para comer. Pensé dentro de mi: "a toda madre!!! comida!!", pero eran unos pinches tacos de frijoles secos hasta la madre, que tuve que deglutir con sorbos de cerveza.

Después les pedimos a Extinción Cerebral que si nos hacían el paro de guardar nuestras cosas en su camioneta, a lo cual accedieron amablemente. Sale, guardamos nuestros cachibaches y fuimos a escucharlos a ellos. También se aventaron sus canciones, y ya cuando avisaron que tocarían la última les pidieron una canción extra. Para cuando estaban tocando su canción extra, parece que llegó la policía y los organizadores interrumpieron el evento. Todo se detuvo, empezaron a recoger las cosas y pues ni modo, nos fuimos afuera a esperar a ver que pasaba. Al parecer no tenían permiso para hacer un evento en ese local, ó se habían peleado unos "disque-punks" afuera del local. Estabamos en la banqueta esperando sentados a que se arreglara el problema ese y queríamos saber que iban a hacer los organizadores con nosotros, si nos iban a llevar a cenar, o nos iban a llevar a descansar o que onda. Nos tuvieron esperando fácil unas 2 horas en la banqueta ahí por que estaban llevando en carros las cosas, hieleras, etc. Los de Extinción Cerebral de plano optaron por negarles la invitación a los organizadores de ir a cotorrear después, pues estaban cansados y astutamente vieron que los organizadores no iban a darles un trato mejor del que ya estaban recibiendo (sin comida, sin lugar donde quedarse, sin descansar, etc). Para esto, la guitarra se Shay, por alguna razón al querer buscarla no la encontramos, alguien se la había robado, así que fué un extra para este viajecito.

Uno de los organizadores nos preguntó que si deseabamos quedarnos a cotorrear o que onda, y puesto que nuestro boleto de salida a Tepic era a las 8 de la mañana del día lunes, les dijimos que si, que un ratillo.

Aquí viene la mejor parte de la travesía. Ninguno de ellos nos llevó en carro al lugar ese en la playa para cotorrear, nos llevaron a "pincel" con el calor, cargando las cosas, cansados, desvelados. No fueron ni siquiera lo mas mínimamente amables como para hacernos el paro en llevarnos en un auto incluso cuando ya estabamos CANSADISIMOS. Ni pedo, a veces esas cosas pasan y pues decidimos primero ir a comprar algo para beber en una farmacia. De ahí nos llevaron a la tal playa de Vallarta cerca de la farmacia, y desde que comenzamos a acercarnos presentí que iba a estar muy asqueroso por ahí.

En efecto había basura, un edificio como hotel abandonado de un lado, casetas sanitarias por ahí, y ya llegamos y pisamos la arena, apestaba a rayos ahí! El agua del mar seguramente era la causante; no había donde sentarse por lo que la única parte "decente" para ponerse era una malla ciclón que estaba caída. Yo al principio me resistí a sentarme en el cochinero de ahí, pero como ya estaba muuuuuy adolorido de mi espalda, decidí sentarme en la malla ciclónica. Había uno que tener cuidado por que pegado a la malla había algunos alambres de púas oxidados, que seguramente después de una cortada transmiten tetanos. Me harté de estar ahí todo incómodo sin poder siquiera recostarme para hecharme una pestañita, vi que unos de los cuates que nos invitaron jalaron unos tablones de ahi cerca y se acostaron encima de el. Me la pasé dando vueltas y mas vueltas buscando algo donde ponerme y no encontraba donde. En verdad que en ese momento añoré un pinche periódico siquiera para recostarme en el, es lo mas cerca que he estado de vivir en la calle, es lo peor, no hay donde hacer uno sus necesidades, no hay donde acostarse, había hormigas en la arena, y dejaban ronchas, apestaba el mar a rayos, olía a basura por ahí cerca, etc. Fué una probadita de lo que es vivir en la miseria.

Pues ahí me la pasé esperando de pié, hasta que uno de los que estaban en el tablón se paró y pues Diego se sentó ahí, así que le dije para compartir, que si nos sentabamos uno a la espalda del otro y descansábamos así. Y sobres nos recargamos así, y me quedé dormido sentado, o al menos intentaba quedarme dormido. Diego después de paró y se fué a no se donde así que agarré su lugar y si me dormité por ratos hasta que se dieron como las 5:30 de la mañana.

Yo me paré ya encabronado a esa hora, agarré la guitarra mi efecto y empecé a caminar hacia el boulevard para dirigirnos a la central y largarme de ahí. Los organizadores nos acompañaron a tomar el camión urbano y ahí nos despedimos. Llegamos a la central, esperamos un rato ahí durmiendo en las sillas del lugar y se dieron las 8am. Nos trepamos al camión y de ahí hasta llegar todos estuvimos dormidos. En este regreso el aire acondicionado si funcionó, y sentí que los asientos eran los mas cómodos del mundo, parecía que estaba en 5 estrellas super deluxe.

Y aquí ando hoy, un poco mas descansado y esperando al día de mañana a irme a trabajar. Estas son las cosas que a veces suceden cuando uno no pone condiciones para ir a tocar a algún lugar. Pienso que por eso hay algunas bandas que piden una lana, y condiciones para tocar como hospedaje en hotel y alimentos. La neta no se vale que le den un trato así a los invitados. Darte tacos de frijoles para comer, llevarte a dormir al auténtico hotel Camarena (que por cierto quién puede decir que durmió en el hotel Camarena?), traerte a patín a todos lados, etc.

No, de plano no se vale. Jamás volveré a pararme a Pto. Vallarta a menos que por adelantado me pagaran y me garantizaran hospedaje en un buen hotel. No es que sea un rockstar, pero eso que nos dieron estuvo en pocas palabras! DE LA CHIN*ADA!!

AWS cpu steal time from T2 to T3 chart

The chart shows the same workload from T2 and then to T3. With metrics collected from OpsWorks