Vida, ahí sigues y no paras

Poco mas de un mes después desde tu ida, y aún no lo digiero completamente, aunque no me dueles como en los recientes días, si recuerdo tus pelos y tus pestes de diario en el patio, tus paseos en la mañana. Los paseos por el parque ahora que entreno me recuerdan todos los puntos que tu firmabas. En cierto sentido me da tristeza ir al parque por que me acuerdo de ti.


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS