La ignorancia del novato

A dos años de haber comenzado a correr. Empiezo a descubrir algunas cosas que antes me parecía debía atacar de otra manera. Hasta cierto punto es normal tener una idea errónea al inicio e ir descubriendo los detalles y texturas conforme se conoce el área.
¿De que estoy hablando? Básicamente del modo en que comencé a correr y entrenar y el modo en el que lo hago actualmente.

Cuando recién comencé a correr, tenía la idea de que tenía que esforzarme y sudar mucho, sentir esfuerzo para saber que estaba logrando algún progreso. En mis registros de velocidad de esos primeros entrenamientos podía correr 3 kilómetros a un paso de unos 13 km/h. Mantener esa velocidad cuando apenas tienes 1 mes entrenando suena a demasiada carga para un cuerpo que no está todavía adaptado al impacto y capacidad cardiovascular.

Pero así continué. Después empecé a incluir alguns rutimas mas formales de entrenamiento para 5k, 10k y 21k. Mes y medio de entrenamiento, 2 meses, 3 meses de entrenamiento previo antes de una carrera. Todo muy bien hasta que incluí también un monitor cardiaco. Según la información que tenía, monitorear el ritmo cardiaco es la manera mas cercana de saber que tanto esfuerzo se está haciendo durante el ejercicio. Además proporciona información sobre la carga de entrenamiento que se está llevando. Dicho de otra manera, el cuerpo de alguien que entrena, tiene que tener días de descanso para permitirle recuperarse, especialmente para un cuerpo que jamás ha corrido.

Así entonces empecé a monitorear mi frecuencia cardiaca. Sorprendido vi que con una trotadita muy ligera mi frecuencia cardiaca subía de manera rampante. Hay un límite que se ha establecido para nuestra máxima frecuencia cardiaca y se determina con una formulita muy sencilla:

220 - Edad.

En mi caso 220 - 34 = 186 pulsaciones por minuto

Es una regla muy genérica que sirve de guía, ya que influyen muchos otros factores que afectan ese máximo. Así entonces 186ppm sería equivalente al 100% de mi frecuencia cardiaca y 93ppm sería el 50% de mi frecuencia cardiaca máxima.

Habiendo explicado esto, una trotadita de esas que dicen está caminando o está trotando hacía que mi frecuencia subiera a un 80%. ¡¡¿QUE?!! No quiero imaginar a cuanto subía mi frecuencia cuando corrí 5kms en mi primer carrera a casi 13km/h (5min/km). Seguramente arriba del 100%.

¿Y para que tanto número y explicación? Pues tratándose de salud, y vivir lo mas entero posible hasta la ruquez no sobra tomar las medidas precautorias mínimas para no estropear lo que llamamos esqueleto o musculatura o puerco (cuerpo escrito con dislexia dactilar).

Ya les diré después de experimentar otros años más si esto funciona, solo quedará el registro para la estadística.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS