Intentando nuevas rutas; hacia la hermana república

Cuando la distancia va aumentando en el entrenamiento, se vuelve un movimiento casi natural comenzar a buscar rutas que no sean cíclicas o circulares en donde empiezas a ver pasar lo mismo durante 10 ocasiones.

Por salud motivacional uno busca rutas mas interesantes; por ejemplo partir desde un punto inicial distante de casa y correr desde allá hasta llegar a través de las calles. Si bien esto puede implicar ciertos riesgos, es algo que se debe asumir al salir de un entorno controlado y mesurable como el parque que conocemos en la colonia.

El otro día me comentaba +Manuel Aguirre que había en la república de Tesistán un cerro que la gente iba a visitar para hacer ejercicio. Definitivamente captó mi atención pues busco introducir en mi rutina de entrenamiento algunas pendientes ya que en las carreras usualmente se incluyen como parte de la naturaleza en la geografía de una ciudad.

Así pues; pasé algunos ratos buscando la ruta, preguntando si era seguro en esos horarios que tenía planeados y me dispuse a salir a las 7AM de este sábado hacia el mentado cerro para completar 9kms de ida, y otros 9km de vuelta para un total de 18kms.

No lo voy a negar, esta ocasión si veía algún grupo de cholos o algo parecido a lo lejos, la respuesta inmediata sería dar media vuelta y volver. Por fortuna todo salió bien; la mañana no estuvo tan fría y ya se alcanzaba a clarear el cielo lo cual buscaba a toda costa. Algunos segmentos del camino me parecieron un poco peligrosos pero dada la hora y el día de la semana; hay mucha gente comenzando a iniciar sus labores: tiendas de abarrotes abriendo las cortinas metálicas de sus locales, los puestos de carnitas vaciando el aceite en sus cazos para hervir, personas barriendo sus cocheras y entradas de sus casas y un sin fin de personas que también están haciendo ejercicio; no sin mencionar la alta actividad vehicular de los que van a sus lugares de trabajo en sábado.

El recorrido acercándose al cerro que aún no sé como se llama ya lleva a algunos de regreso, con los que se comparte el amable "buenos días" casi sin falta. Niños, adultos, jóvenes, ancianos, etc. La pendiente es breve. Y que bueno dado que estas pendientes suben mi ritmo cardiaco en un instante. Subí y tomé algunas fotos y aproveché para descansar un poco antes de doblar y regresar al punto de partida.














Yo creo que si podría acostumbrarme a repetir esta ruta en otras ocasiones.
Los datos detallados del entrenamiento por acá.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS