Relax de fin de semana

Pues ya estamos casi a mitad de semana y yo todavía recuerdo el fin de semana que fué bastante ameno.
Desde el día sábado, nos fuimos a casa los ¿vodkyrias?, yo mas bien creo que ya son otra cosa; algo como gracieleros por que de tomar vodka ya no toman nada, mas que puras gracielas.
En fin, el caso es que el sábado terminamos yendo a visitar el lago de chapala. Es un lugar agradable que en tiempos muy lejanos, cuando el ser humano no metía tanto su mano en esos territorios ha de haber sido como un paraíso. El clima no era muy caluroso, y a pesar de que si hubo bastante sol ese día; se encontraba relativamente seco el aire. Ya pasado un rato, maho y otros de nosotros empezamos a sentir la falta de comida y nos dió hambre, y decidimos ir a buscar a un pueblo vecino algo de comer ya que se nos hacía que la comida en chapala iba a estar muy cara pues mucho turista anda por ahí, y bien sabido es que las zonas turísticas son mas caras.
Así que dispuestos a encontrar algún platillo como "carne con chile" en nuestro imaginario pueblo vecino de Ajijic, polvoriento, y con changarros poco higiénicos, decidimos lanzarnos a saciar el hambre. Pero oh sorpresa que nos dimos al llegar por allá. Ajijic no era el pueblo polvoriento y lleno de changarros que nuestra imaginación tenía en mente. Era mas bien una zona turística llena de extranjeros por todos lados, con zonas residenciales, una plaza con su cine, servicios como cable, museos, y todo muy bien cuidado; por lo que decidimos solo ir a bobear un rato por los alrededores y regresar. Yo creo que en un tiempo no muy lejano tendremos que ir a hacer una carne asada a un lugar que estaba al lado del lago, en donde había asadores y jardines para los visitantes.
Tristes de no encontrar un lugar económico en donde comer, volvimos a Chapala y localizamos en una calle paralela a la principal una casa donde vendían quesadillas fritas, gorditas y tacos. Y por nada mas y nada menos que la cantidad de 140 pesos, comimos 6 personas.

Ese mismo día seguimos el cotorreo en casa de los gracielos. Juegos de mesa el fin de semana: scrabble, turista y pictionary. Que por cierto, el turista fué el que mas olas levantó; un ejercicio muy realista de lo que es el mundo. Llegamos al punto de no tener reglas de juego y proponer tratados y condiciones entre los jugadores. Cosas como: "vendeme tu propiedad y cada que caigas en las mías no te cobraré". Algo muy cercano a lo que sucede en este nuevo mundo globalizado; en donde se aplasta al que menos tiene.

Así fué el fin de semana.
1 comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mi primer ICO - WAX token

Jugando con la API de bitso: bitso-py