16 del 2013 y las historias del padre.

Pues que el día de esto el día de aquello y algunos de esos si me los tomo un poco más en serio que otros. 

En especial por que vengo de una familia en donde mi padre se hizo cargo de mi desde los cinco años de edad. Sin ayuda de nadie. Y eso; hasta a mi se me haría un enorme reto difícil pero no imposible. 

Así que tengo que agradecerte papa por tu formación y vocación para cuidarme pues no fui especialmente un pequeño bien portado y quieto, sino todo lo contrario. De esos que expulsan de las escuelas tres veces al año y que descalabran a otros compañeros por accidente y se pelean en el primer minuto del día. 

Pienso cuando me llegue el momento de estar de ese lado y a esa edad y no se cómo voy a sobrellevarlo. Esa y muchas razones tengo para agradecerte el tiempo de calidad que pasaste conmigo: los fines de semana en la alberca de plástico, las idas al cerro, los viajes a la playa, las aventuras en los eclipses de sol, los parques, las bicicletas y sin fin de eventos que recuerdo con felicidad. 


Las idas a las ferias locales, jugar canicas y ganarme un cuadro con la fotografía de un avión, las idas al parque, clavarme alguna espina de maguey en la cabeza. 

Todavía mereces y seguirás mereciendo mis felicidades. Y ahora a mi me toca aprender y ejecutar eso que pareciera en primera impresión tan sencillo. Si claro. 


Abrazo gigante. Besos y mucho afecto te mandamos. Después vamos y nos cobramos con una michelada con camarones. 

\o/ 
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS