Días cualquiera

Ese día llegamos como cualquier otro y nos estacionamos. Al bajar del auto me dice liss "se me cayó el teléfono en la alcantarilla"; fuí a asomarme, y era una de esos registros con amplios espacios por donde se fué el teléfono, de aproximadamente 1 metro de ancho por 6 de largo y unos 2mts de fondo. En el fondo se veía hojarasca y basura como envases vacíos, envolturas.

Después de meditar como entrar, me echó la mano lalo (gracias lalo) a meterme a la alcantarilla para intentar rescatar el teléfono, a un lado de este registro había una abertura por donde cabía mi tronco, así que apretadito me metí y ya adentro había una escalera por la que se podía bajar. Tocé el suelo con los zapatos con algo de cautela, tenía miedo que fuera a ser un fondo falso o algo y me fuera a ir al mas allá, así que me colgué como pasamanos con la alcantarilla y pisaba ligeramente el piso, me dirigí adentro hacia el extremo opuesto de donde entré para buscar el teléfono, el piso estaba mas fangoso y abajo había agua estancada con unos 4 o 5 centímetros de profundidad al remover las hojas que cubrían la superficie. El teléfono no estaba, en ese momento me vino a la mente "y si acaso encontrara el teléfono aquí, seguro ya se hundió en el agua putrefacta, y de cualquier modo ya se echó a perder", le comenté a liss que no tenía caso rescatarlo, y así, salí de la alcantarilla pestilente para después dirigirnos a la casa.

Vuelta de hoja.

Después de 5k, 10k y 21k decidí ver algunos videos y téxtos relacionados con la técnica correcta al correr. Hoy puse en práctica lo aprendido y he de decir que terminé con las pantorrillas adoloridas. Supongo he de mejorar la técnica y acondicionarme a ella pues esos músculos no solía ponerlos a trabajar.

1 comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS