El ejemplo recursivo

En la pasada semana he obtenido un par de satisfacciones personales, les platico por qué.
Recuerdo cuando recién comencé a utilizar Linux, si, evangelizar, convencer a los demás de sus bondades, la filosofía, el código y todo ese choro que varios conocen; eventualmente me di cuenta que no era el modo, me cansé, pues cuando la gente desea ó está convencida de una idea ó costumbre no se le podrá cambiar de opinión con solo una platiquita y un rollo buena-onda-profético.
Todo está en el ejemplo y platicar las experiencias cuando es oportuno.
Desde aquel día en el que solo me enfoqué en escuchar en vez de platicar noté las mismas quejas de siempre, que si la pantalla azul, que si los virus, que si el registro del sistema, que se desconfiguró sola una aplicación. Entonces me remitía a decir solamente una cosa: Con mi SO no suelo tener esos problemas; y si me preguntaban algo más, lo respondía y ampliaba en el tema, en caso contrario dejaba el tema cerrado.
Creo que algunos de los que escucharon mis experiencias y a los que quisieron ahondar en eso de ponerle Linux a su escritorio se animaron a probarlo e ir mas allá de solo quejarse y quejarse de su problemático Windows 9x/2000/XP, pero es probable que yo no me haya enterado.
De modo muy similar me ha sucedido con aquello de transportarse en bicicleta al trabajo o a otros sitios. Y aquí se acentúa un poco más el efecto de poner el ejemplo por la razón de que visualmente te pueden ver en la calle vestido de oficinista; muy diferente a la computadora personal que está en tu cuarto de trabajo y que nadie más puede ver.
En éste poco más de un año que he estado bicicleteando, he conocido la rutina de los demás, ya conozco de vista a las personas, su hora y el lugar por donde me los voy a encontrar pues van a sus trabajos ó a la escuela. Tal vez especulo demasiado al adjudicarme la victoria del caso que les voy a platicar, me gusta pensar que es así.
En mi trayecto, hay un chavo de cabellos afro que siempre me encuentro en el puente peatonal, eso ha sido durante 4 ó 5 meses; hoy con sorpresa lo vi por la mañana llegando en bicicleta. ¿Me habrá visto y habrá pensado que sería más rápido llegar en bici? Me quiero quedar con la idea de que fué así. :P
Pero hay otras personas que me consta han tomado las dos ruedas para independizarse del mal transporte público que tenemos. Mis cuates Garvid y Emmanuel; dos pequeñas victorias, que tal vez a su vez se conviertan en ejemplo para otros más, en una lenta escalada de ejemplo benéfico para los demás. No tuve que evangelizarlos ni convencerlos, solamente les platiqué mis experiencias cuando era pertinente.
Me siento satisfecho. :)
1 comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS