Una aventura de 48 horas

 Llegamos al vuelo Gdl-San José del Cabo corriendo por que ya habían abordado todos los pasajeros y estaban voceando nuestros nombres para que corriéramos, llegamos agitados pero al filo de la navaja para perder el vuelo. Subimos y el resto del viaje estuvo tranquilo.
El avión aterrizó y el trayecto no tuvo altibajos, pedimos un taxi para ir del aeropuerto a la terminal de camiones, en donde nos transportaríamos hacia nuestro destino final Loreto.
Según los cálculos de liss, había un camión que nos llevaría en 6 horas vía express y sin escalas de San José del Cabo hasta Loreto, aunque otras fuentes familiares me comentaron que era un viaje de nueve horas.
En taquilla al comprar el boleto salimos de duda, el viaje duraba 9 horas y haciendo escalas en cada pueblito habido y por haber. Pero no teníamos otra opción, el itinerario era tal que viajaríamos de 4PM del viernes a 1AM del sábado. Y el sábado partiríamos de Loreto a las 11PM para volver a San José del Cabo a las 8AM.

Y así fué la historia para solo estar unas 13 horas en Loreto, igual que cuando uno prepara un platillo elaborado, en donde se toma mas tiempo en la preparación que en ingerir los alimentos.

En la medianoche del sábado llegamos a Loreto como lo planeado a la central de autobuses, le mandé un mensaje a mis tíos que ya estábamos ahí, y me contestan con un "llego por ti en 4 minutos". Me quedé con la duda de la cantidad de minutos. ¿por qué no 5 minutos o 10 o 15?, esa es la medida estándar de tiempo breve. Al menos en las ciudades grandes. La respuesta la obtuve a los 4 minutos; mi tío había llegado brevemente. ¿Qué cual era nuestro hotel donde nos hospedaríamos? Estaba a unos 30 pasos cruzando la calle enfrente de la central de camiones, que no era precisamente una central, sino mas bien como un paradero.

De las primeras impresiones, no había un solo auto circulando por la avenida, muy a pesar que era quincena y medianoche de fin de semana. El calor y la humedad ya se habían dejado sentir, pues dicen que en Loreto las épocas donde los extranjeros huyen es de Junio a Septiembre cuando mas calor hace y vuelven el resto del año. Entonces pues, llegamos al hotel a intentar descansar unas 6 o 7 horas.

A primera hora del sábado, nos duchamos y salimos a hacer el trámite para el que fuimos de visita, nos comentó mi tío un día antes que ni nos apuráramos, que si nos habían dicho a las 8, entonces teníamos que ir a las 8:30 o 9:00, es el horario loretano. En efecto; llegamos a las 8 puntuales como ingleses, y estaba cerrada la notaría, así que volvimos a casa de mis tíos a perder el tiempo (se hacen 5 minutos) y regresamos en un rato más, firmamos lo que teníamos que firmar y fuimos a desayunar por ahí.
El plan sugerido para el resto del día era ir a visitar una misión jesuita en un poblado llamado San Javier que se encontraba por la sierra de la giganta y ver unas pinturas rupestres que había en el trayecto. Y así fué; llenamos una hielera con líquidos para chicos y grandes y partimos hacia la sierra.

Los paisajes eran verdes, pues ha estado lloviendo después de 2 años de sequía según los relatos, el paisaje, como ninguno que me hubiera tocado ver, no hay pueblitos frecuentes en el camino, solo algunos ranchos, tampoco se encuentran vehículos en el camino, creo que en 30kms de recorrido vimos 2 autos. Las formaciones rocosas en la zona también son particulares, se aprecian claramente los estratos minerales entre capa y capa.

Camino a San Javier, al fondo la rodilla de la giganta

Cuevas pintas, en donde se encuentra el panel rupestre

Tampoco hay señal celular en esos lugares, por mucho que lo diga una empresa de la cual es dueño un tal señor carlos delgado con su slogan "es territorio hellcell". Así que, la primer parada, el panel rupestre. El cartel del INAH decía algo así.

"El panel rupestre de Cuevas pintas está compuesto por figuras abstractas pintdas en rojo, negro blanco y amarillo. Este tipo de diseños pertenece al estilo denominado Sierra de la Giganta, el cual se compone principalmente por diseños geométricos. 

Aunque por el momento no es posible hacer una interpretación irrefutable de estás figuras, si podemos suponer su posible significado, sobre todo si relacionaos la práctica de realizar pintura rupestre con la ideología y el ceremonialismo peninsulares.

Así, la producción del arte rupestre se vincula con prácticas chamánicas y temas como espíriturs animales asistentes, visiones, vuelo del alma y trance. En culturas como la que vivió en esta región, los chamanes podrían entrar en estado de trance y éxtasis al tranformarse en médium (posesión por espíritus), a través del cual los muertos pueden hablar.l La intoxicación por tabaco está documentada como un importante aspecto del ritual peninsular y tal vez fue el principal medio por el que se inducía el trance, no obstante también deben ser considerados los efectos de inducción al trance a través del movimiento rítmico, el sonido de cantos y danzas nocturnas, al igual que la hiperventilación. En este sentido, el arte rupestre estaría reflejando las visiones captadas durante el estado de trance.

Aún con todas estas consideraciones, sería muy aventurado afirmar que estas pinturas derivan de un ritual de esta naturaleza. Para poder emitir un juicio certero acerca del origen y función del arte rupestre de estas montañas, es necesario contar con la investigación arqueológica de las culturas que le dieron origen, entre otros elementos de análisis."

Panel rupestre en la carretera camino a San Javier

Después, continuamos en el camino a San Javier, pasamos un rancho donde los jesuitas llevaron algunos olivos y ahí cosechaban estos frutos, otro más tenía algunos huertos de mango, ambos no comunes en la región. Y poco después de que tomé esta fotografía sucedió algo inesperado.

En la sierra de la giganta

 !!!KAPUT!!! Un neumático se hizo trizas, no se ponchó, simplemente se le reventó la capa exterior y quedaron los hilos de acero y trozos malformados en el neumático. Fácil, ahorita resolvemos el problema.

¿Llanta de refacción? Nula
¿Teléfono celular? Nulo
¿Automóviles para pedir auxilio? Cercano a nulo
¿Opciones? Ir a los ranchos a buscar un teléfono para comunicarnos. Y si, llegamos a un rancho llamado "rancho viejo" a no más de 1km de distancia de donde nos quedamos con la llanta rota, el detalle es que no tenían teléfono, ahí se comunicaban con radio. Por lo que la señora que ahí se encontraba sola nos ayudó llamando por radio a un familiar que se encontraba en la ciudad, el cual podría comunicarse por teléfono a su vez a un celular de nuestros familiares para que nos llevaran rescate.

Y ahí esperamos, en su casa, con un techo de palapa fresco; aunque después de un rato, los chamacos comenzaron a desesperarse. Les preguntamos si no había animales de granja para ir a entretenerlos. Y si, fuimos a ver a los chivos, la vaca, el puerco.

Chivito con cuernitos

Al rato que llegó el esposo dueño del rancho, un señor de unos 75 a 80 años, ya con el cabello blanco y con una indudable impresión de que había trabajado la tierra (o el mar) desde hacía mucho tiempo; nos saludó y dió la bienvenida, y le platicamos que estábamos esperando rescate. Cuando mi tío llegó por nosotros, pues fué solamente cuestión de usar su neumático de refacción, tardamos ahí algún tiempo intentando sacarla del lugar donde va empotrada, hasta que dimos pena, y nos ayudó "don José" y su acompañante a sacarla.



Después al intentar poner la llanta de refacción, la misma historia, mi primo no podía sacar con la llave de cruz las tuercas de la llanta, don José le pidió permiso para proceder a intentar quitar las tuercas. Aquí llegó una de las más brutales humillaciones, de un jalón poderoso "TRAZ!!" aflojó una tuerca, colocó la llave en la siguiente y misma historia "TRAZZ!!!" de un solo jalón fué sacando las 5 tuercas, hasta que ya nos dejó hacer algo para sentirnos útiles, cambiar la llanta y atornillar los birlos.

Don José ni siquiera estaba sudado o fatigado.  Minutos después llegó el llantero en su camioneta, e infló el neumático de refacción que por cierto iba desinflado. Mientras esto se llevaba a cabo, y como al parecer don José conocía al llantero, platicaban de algunas cosas interesantes del lugar. Antes no había camino pavimentado y luz mucho menos; era dueño de unas 130 hectáreas, nos contaba que desde la parte plana del cerro que se ve al fondo, eran sus tierras, que en los últimos 2 años su ganado le había costado muy caro mantenerlo por la sequía, pero que estas lluvias habían caído muy bien para recuperarse, y que desde ese cerro plano del cual es dueño, se alcanzaba a ver hasta el otro lado de la península, hacia el océano pacífico (nosotros estábamos del lado del mar de cortéz).
En el lugar también nos platicaban hay chivos cimarrones que andan ahí de vez en cuando en las formaciones rocosas y que querían pedirle al presidente municipal la construcción de una presa.

Un cacto muy peculiar que habían llevado del desierto a casa de don José en rancho viejo

Un bodoque dando guerra en el rancho
De vuelta a Loreto. Al fondo se aprecia el mar de cortéz y parte de la isla Carmen.
Entonces, teniendo todo listo regresamos a Loreto, sin ir a la misión de San Javier por falta de tiempo. Pero los paisajes y la aventura no se borra, ahora tenemos otro pretexto mas para regresar.
Así que sin pensarlo más, fuimos a buscar alimento. La sugerencia familiar fué ir a comer almejas en el puesto de un conocido. Llegamos a pedirlas, naturales, gratinadas, y me quedaron a deber las tatemadas. Las naturales estaban tan frescas que al ponerles limón, se retorcían. SLURP! demonios fueron orgásmicas las almejas, las cuales dicen, hacen regresar a muchos a tierras loretanas.

En primer plano un bodoque y almejas naturales loretanas
Habiendo llenado la tripa, nos dirigimos a conocer el malecón de loreto el cual está en remodelación. La cantidad de personas en el lugar era la misma, sin mucha gente, sin autos, sin ruido, para disfrutarse sin prisas, ni estrés ni preocupaciones. En la isla que se encuentra en la fotografía al fondo se encuentra una playa que nos contaron es de arena blanca, y al extremo derecho de ella hay leones marinos. Uno puede ir a acampar con un permiso de la semarnat y en general la región es de avistamiento de ballenas en cierta época del año.

Un bodoque corriendo como si no hubiera un mañana en el malecón de Loreto

Terminamos de caminar y para lo único que nos dió tiempo fué para platicar con la familia en casa y tomar una ducha antes de partir nuevamente y viajar 9 horas de vuelta a San José del cabo en donde por cierto perdí una D3100 y pude recuperar un par de horas después. Fuí en camión de vuelta al sitio de taxis donde dejé la cámara y de vuelta me bajé un poco antes de la parada, así que tuve echarme un trote hacia el hotel donde nos quedamos para descansar un poco del largo viaje.

Breño hacia el hotel cerca del aeropuerto
Así pues... las aventuras piruleanas contemporáneas. Me quedaron muchas cosas por hacer, y tiempo fué lo que nos hizo falta. Pero ya tenemos más pretextos para ir de visita a ese lugar tan paradisiaco y vasto para compartir con la poca gente que hay en la región.
3 comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Jugando con la API de bitso: bitso-py

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS