Escucha tus consejos interiores

Antes de trepar maletas y tiliches al guadalupo para ir hacia ese famoso puerto mexicano dilapidaba si debía o no debía llevar el huarache dentro de la carga. De repente me vino un pensamiento que me iluminó y me decía algo así:

"para eso tienes una bicicleta plegable, para que la puedas llevar a donde quieras, no seas guey"

Que bueno que escuché la voz interior.

Huarache
Silueta de Huarache 
Embarcadero

Otra  vista del mar desde un lugar alto

Malecón de Mazatlán

Las compras en bici también se valen
1 comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS