Consumir en tu vecindario

Si, bueno. A veces hay que intentar alguna cosa distinta dentro de lo que estamos acostumbrados a hacer. Por lo regular nosotros eramos de los que ibamos a hacer las compras a un supermercado, pero dado que ese supermercado nos quedaba algo lejos, decidimos ir a uno mas cercano. Y así fué como gradualmente caí en cuenta que la compra de frutas y verduras podía hacerlas en las tiendas que hay cerca de la casa. Puedo llegar a ellas caminando o en bicicleta, y hay un día en la semana en la que tienen cosas muy frescas, fruta bonita y nueva.
Huevo, queso, fresas, melones, mangos, perejil, toronjas, naranjas, plátanos, toronjas, duraznos, etc. Lo que mas me agradó de comprar en esas tiendas cerca de casa es que no pierdo al menos 1 hora transportándome al supermercado mas cercano, y ciertamente voy y compro solamente lo que busco, al contrario del supermercado en el que por andar pasando por otros pasillos piensas "creo que me hace falta esto" y sopas, lo avientas al carrito de compras; al final terminas llevando productos que no necesitabas y todo se traduce en que gastas más. Así que comprar en la tienda de frutas y verduras de la colonia, la considero buena opción siempre y cuando tengan un precio razonable y los productos estén relativamente de calidad.

Cuestión de buscarle un poco y variarle al esquema al que estamos acostumbrados; de paso, el dinero y la ganancia se la dejamos al vecino y a la cadena de distribución que lo envuelve. Güol-Mar pues, será para productos que no se encuentren en el vecindario y ya.
1 comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS