Posts cursis trillados pero que tenían razón

De esas cosas que nunca imaginaste sentir.

Llegas por ella, te quedas a unos metros de distancia para que te reconozca, ella te ve, se le pone una sonrisa de oreja a oreja en su rostro, y corre con sus bracitos abiertos hacia ti, desbocada en alegría. La recibes y le das un abrazo y el mundo se detiene; si, se detiene.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS