Paja que brota por la boca

Después de lo acontecido el día de hoy, solo puedo concluir que eso de que se quiera reducir la huella de carbono, y adherirse al protocolo de Kyoto es simple y mera paja que suena bonito.

Algunos ya sabrán por qué, pero para los que no, aquí voy con algo de detalle al asunto. Omitiré nombres específicos para evitar posibles problemas.

Resulta que hace ya casi dos semanas, liss empezó su parcial transporte a su oficina en bicicleta. Todo bien hasta ahí, pues los beneficios inmediatos que iba a disfrutar era en primer instancia el no batallar con encontrar estacionamiento en calle, y dado que en su oficina hay un estacionamiento compartido con una plaza pues ahí se cobra cuota, lo cual no lo hace rentable.
El primer día y casi como yo lo podría haber predecido, un guarro de la entrada frontal le negó el paso con la bicicleta, en parte podría haber tenido razón pero también se puso un poco necio al mencionarle que la bicicleta podía plegarse y pasar como un bulto, creo que no contaba con ese detalle y después de andar hablando en su radio la dejaron pasar.

Todo estuvo bien hasta el día de hoy. La gota que derramó el vaso fué que nuevamente uno de los guardias le dijo que no podía entrar al estacionamiento en bicicleta, que se veía mal una bicicleta en la plaza. Así es, solo por imagen una bicicleta no puede estar en ese sitio tan "nice" y furris. Que tal si el día de mañana se les ocurre que tampoco pueden entrar bochitos por que se ven mal?

Al indagar en todo esto, resultó ser que el dueño de la plaza es el que mantiene esa política, que choca directamente con las políticas de la empresa donde labora liss, así que ahí tendrán que resolver el conflicto de algún modo, aunque de antemano sabemos esto es completamente ridículo. Hay miles de clientes allá afuera que bien quisieran llegar a la mentada plaza en bicicleta, no? También sería negarles el paso al estacionamiento por que se ven mal? Es absurdo y estúpido.
Ahí es precisamente donde pienso que aquello del protocolo de Kyoto y "su mouser climático, etc" es mera palabrería hipócrita que no soluciona nada. Pues es un compromiso que carece de acciones (hasta el momento).

El cambio se puede llevar a cabo de abajo hasta arriba, es difícil pero no imposible. Pero en estos casos para que las cosas cambien y funcionen se requieren políticas y reglamentos que empiecen a actuar en ese sentido; y ni siquiera requieren de miles de millones de dólares en infraestructura. Tan simple como otorgarle un lugar apropiado a los trabajadores en sus empleos para dejar sus vehículos de dos ruedas de modo seguro. Una política federal que obligue a la iniciativa privada a otorgarle estas facilidades a sus empleados, además si se ve desde el punto de vista de la empresa, podrían levantarse el cuello presumiendo su contribución contra el cambio climático, no?

¿Cuántos potenciales ciclistas simplemente andan en las ciudades aún en auto y transporte público por la falta de estas pequeñas acciones? Estoy convencido de que solo se necesita que la primer pareja se aviente a la pista de baile para que el resto se arme de valor para hacerlo también.
1 comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS