Del kilómetro 27 al 37

Esta semana se cumple uno de mis milestones mas grandes.

Hace 10 años decidí buscar hacer mi propia vida, no sabía lo que quería, solo deseaba buscar algo allá afuera que iba a llenar mis expectativas emocionales y laborales, no se deja de ser un niño hasta que uno se separa de su seno familiar.

Como un maratón en el que jamás se entrenó para correr del kilómetro 27 al 37 he desarrollado habilidades y también descubierto muchas debilidades de mi persona. Me costó 2 años y medio de psicoterapia aceptar diversos aspectos de mi vida, y descubrir esas fuerzas que me movían hacia cierta dirección sin saber siquiera de que fuerzas se trataban o el combustible que las mantenía.

He visto amigos ir, amigos venir, como las plantas, unas se marchitaron y otras son correosas como mala hierba, aunque no existan las condiciones, siguen vivas. Los familiares del mismo modo, unos se han ido, otros aquí siguen, unos se vuelven familia, otros familiares.

No cambié al mundo, y no sé siquiera si lo voy a cambiar, lo mas seguro es que no. Ahora 2 personas aprenden de mi día a día y me da mucho miedo ser yo. Es mas fácil seguir los malos ejemplos que los buenos ejemplos, una vez que la cagas, jamás vuelve a ser lo mismo. Se aprende que el idealismo es solo una guía que se rompe, solo un extremista puede ser idealista, y el extremismo desgasta, no permite ser alegre, destruye y deforma.

Ha habido como en toda novela, risas, diversión, llanto, drama, protagonistas principales, secundarios, extras y ambientación.

Nos vemos del kilómetro 37 al 47.

Fotografía de una exposición de vacas en Av Chapultepec en Enero de 2007
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Jugando con la API de bitso: bitso-py

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS