Evite el desgaste, conozcase a si mismo

Vivir con una mente en una realidad alterna, es casi la inequívoca fórmula para el desgaste del día a día.

La intención es buena, estacionarse en el lugar adecuado, tirar la basura en su lugar, permitirle el paso a mujeres, embarazadas y niños, otorgar el asiento preferente a quien lo necesita, hacer fila y ser atendido conforme se llega, y miles de ejemplos más.

No tengo la menor duda, es lo correcto, así se construye una sociedad desde su raíz de modo equitativo. Casi casi lo que aprendimos en horas de televisión y otras cientos y miles de horas en la escuela o con nuestros padres. Hacer el bien, evitar hacer el mal.

Y para los que nos inclinamos a hacer las cosas bien (respetar rampas peatonales, evitar las mordidas), en general respetando el derecho ajeno, México nos da una realidad que dista mucho de ser ideal. ¿Cómo habría de reaccionar alguien con una intención en su mente de hacer las cosas bien viendo que el 80% de las cosas en la realidad diaria están mal?

Durante años y años, me he enojado al ver estas situaciones del día a día:
  • El que se sube a la banqueta para rebasar
  • El que se pasa los altos
  • El que se estaciona en áreas peatonales
  • El que se mete a la fila
  • El que se estaciona en área de bomberos
  • El que avienta un bote vacío de plástico a la vía pública con naturalidad
  • El que va y tala un árbol
  • El que va a la tienda de la esquina manejando
 Los ejemplos son inumerables.

Hoy me cayó el veinte al respecto. Aunque ya tenía una idea previa solo el día de hoy me dió un golpe de realidad. Al salir de la guardería, un automóvil se estacionó en el área de evacuación en caso de emergencias; a casi 5 metros o 10 metros de un espacio libre. El enojo se apoderó de mi y comencé a pensar cosas y a emitir juicios: ¿Qué le cuesta ir a estacionarse a 10 metros de distancia y caminar? ¡Ah pinche gente tan huevona!, etc, etc.

¿Y por que ando enojándome de algo que ni me corresponde? Viendo estas cosas en el día a día ¿me hace bien estarme molestando por estas situaciones a las que tengo que estar expuesto todos los días? ¿tiene sentido molestarse digamos, un fin de semana al menos 10 ocasiones por algo que está allá afuera? ¿me sirve de algo? ¿gano algo? ¿es útil? ¿me sirve?

La respuesta a la mayoría de esas preguntas se puede resumir en: NO. NO me sirve enojarme por algo externo, al contrario, me desgasta y hace que me acidifique y oxide la vida. Es algo como ir por la calle siempre viendo las cacas de perro que hay en la vía pública, siempre viendo las cacas, quejandome de las cacas, de sus dueños, de bla bla bla bla bla. Ah, también hay cielo, también hay árboles, también hay lugares, también hay personas ¿por qué fijarme siempre en las cacas?

Pareciera fácil empezar a no molestarme o enojarme por la realidad en la que vivo a diario, pero estoy consciente de lo que tengo que cambiar para poder ser mas feliz y pleno; y el primer paso está dado, conocerme a mi mismo.

Fragmento de de wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Con%C3%B3cete_a_ti_mismo

γνῶθι σεαυτόν
gnóthi seautón

La frase "conócete a ti mismo" puede referirse, al ideal de comprender la conducta humana, moral y pensamiento, porque comprenderse uno mismo es comprender a los demás también y viceversa, sabiendo que somos todos pertenecientes a la misma naturaleza. Por eso aprender el verdadero significado de la frase conlleva inevitablemente a verse uno mismo como ser humano ante la verdad, que es lo que es, y por lo tanto descubrir nuestras miserias, en cómo nos engañamos y mentimos para alimentar nuestro sufrimiento interno. Este aforismo es una invitación a una mirada introspectiva, como el detectar nuestras carencias y defectos; y mantener prudencia en el manejo de nuestra lengua. Una llana y sincera capacidad de autocrítica.
En latín, el aforismo se presenta como temet nosce o bien Gnosce te ipsum .
 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo tener un cultivo de búlgaros (Kéfir) por años

Mientras tanto, en internet... MUJERES CHINGONAS